GALACTORREA EN RECIÉN NACIDOS

Técnicamente, la galactorrea comprende la secreción láctea de las glándulas mamarias y, si bien es muy común en las mujeres, también suele presentarse en los hombres e incluso en los niños. A continuación, hablaremos acerca de la galactorrea en recién nacidos, un fenómeno que suele causar inquietud y preocupación en los padres que presencian la ocurrencia del mismo.

En qué consiste la galactorrea en recién nacidos

Algunas veces, los pacientes neonatales suelen presentar un ligero abultamiento de las glándulas mamarias y, en ocasiones, estas suelen secretar algunas gotas de una sustancia muy parecida a la leche. Por supuesto, esto es motivo de alarma para los padres que son testigos de lo que ocurre pero, generalmente, no supone una razón verdaderamente grave para preocuparse.

El abultamiento de las glándulas mamarias en los recién nacidos comprende una situación que puede ocurrir durante los primeros días posteriores al nacimiento del niño y se produce por una estimulación de las glándulas mamarias, causada por los estrógenos que el neonato ha recibido de la madre.

Una vez que esto sucede, el proceso dura cerca de dos semanas y comienza a desaparecer por sí solo a medida que el niño comienza a eliminar las hormonas maternas, reduciéndose sus niveles de estrógenos.

La galactorrea en recién nacidos supone no solo el abultamiento de las glándulas sino también la secreción de un líquido blancuzco muy parecido a la leche, denominado incluso “leche de brujas”.

Galactorrea en recién nacidos, ¿cómo saber si es normal o no?

El proceso podrá considerarse normal si se evidencia la ausencia de dolor y el tiempo de duración de la secreción láctea es muy breve. Sin embargo, si se observan glándulas mamarias muy abultadas, enrojecidas y calientes, produciendo dolor al bebé una vez que son palpadas, podemos deducir que se trata de una inflamación y será necesario acudir al pediatra para que evalúe la situación.

Para impedir que el problema empeore, procure mantener medidas higiénicas adecuadas, evite estimular las glándulas mamarias del bebé y mantenga la zona siempre limpia, lavando y secando suavemente para evitar la irritación.

Por supuesto, no olvide consultar con un especialista, quien pueda informarle más al respecto y asegurar que todo esté en orden.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…